Menú

Inicio - BuenosConsejosParaPadres.com

In English
El contenido comienza aquí

5 maneras de ayudar a un niño que está en duelo

Por Cheyenne Bell
Lectura de 8 minutos

Los niños experimentan la pérdida y el duelo de muchas maneras distintas. Las pérdidas comunes, como el cambio de escuela o que un amigo se mude, pueden afectar a algunos niños más que a otros. Otras pérdidas, como perder a uno de los padres, son mucho más significativas. No importa lo profundo de la pérdida, cada niño la procesa de manera única. Y la forma en que los niños procesan el duelo puede afectar a las personas en su entorno, así como su vida cotidiana. Como padres o proveedores de cuidado, se nos hace difícil saber cómo el niño está procesando el duelo y responder adecuadamente. El duelo luce diferente en cada niño, y puede ser difícil saber lo que están sintiendo después de una pérdida.

Aprenda cómo reconocer la manera en que su hijo expresa el duelo

En octubre de 2017, mis hijos sufrieron la pérdida inconcebible de su papá, mi esposo, quien murió repentinamente de un infarto. Mis hijos tenían apenas dos y cuatro años en ese momento, y cada uno reaccionó de manera distinta a la noticia de su muerte. Incluso hoy en día, varios años después, cada uno procesa la pérdida de su papá de manera distinta. Yo he tenido que aprender a reconocer cada una de sus expresiones únicas de duelo y a responder ante cada una de ellas. Estas son cinco maneras en las que puede ayudar a su hijo a manejar el duelo.

1. Sea abierto y honesto

A menudo, los adultos evitamos o minimizamos el duelo de un niño. Algunos adultos creen que están protegiendo a los niños al resguardarlos del duelo, pero esto puede causar más daños que beneficios.

Los adultos deben explicar la pérdida en términos simples y directos que sean apropiados para la edad, las experiencias y los puntos de vista de cada niño. Por ejemplo, cuando yo les dije a mis hijos que su papá había muerto, usé un lenguaje que pudieran entender, como: "Papi se fue a vivir con Jesús al cielo". Usted quizás tenga que explicar la pérdida muchas veces, especialmente a los niños más pequeños que tienen una comprensión más limitada de la pérdida.

Permita que los niños hagan preguntas a su propio ritmo. Puede tomar días, semanas, meses o incluso años, para que los niños estén listos para hablar al respecto. Responda sus preguntas de la manera más sencilla y sincera que pueda. Si está en una situación en la que surge el tema y no puede abordarlo en ese momento, asegúrese de que cada niño comprenda que usted hablará con ellos en su debido momento y lugar. Sin embargo, asegúrese también de tener esa conversación lo más pronto que pueda. Y recuerde, está bien admitir que no tiene todas las respuestas. Puede decir algo como: "No sé si existe una respuesta, pero esto es lo que yo creo".

2. Reconozca estas señales de duelo

Los niños responderán a la noticia de una pérdida de maneras muy distintas. Algunos niños, especialmente los más pequeños, quizás quieran jugar o participar en sus actividades normales, y eso está bien. No significa que no tengan sentimientos o que estén siendo irrespetuosos. Simplemente no pueden procesar su duelo en ese momento. Los niños procesan el duelo de manera distinta a sus padres y hermanos. Algunos quizás quieran hablar de la pérdida, mientras que otros querrán evitarla. Algunos niños querrán jugar, mientras que otros se pueden retraer de las actividades. Los niños más pequeños pueden volverse más apegados o temerosos, mientras que los adolescentes se pueden aislar o solo querer pasar tiempo con sus amigos. Respetar estos estilos distintos de duelo es importante para relacionarse con niños afligidos.

Algunos niños quizás quieran estar más cerca de sus seres queridos, mientras que otros se pueden aislar de sus amigos y familiares.

Los niños más pequeños pueden mostrar duelo al:

  • Buscar a la persona que perdieron.
  • Enojarse fácilmente o llorar más.
  • Mostrarse más apegados o querer que los carguen más.
  • Estar menos activos, menos atentos o más callados.
  • Perder peso.
  • Estar nerviosos o ansiosos.
  • Estar irritables o angustiados.
  • Tener dificultades para dormir, tener sueños o pesadillas.
  • Tener problemas para comer o para ir al baño.

Los niños más grandes pueden mostrar duelo al:

  • Estar ansiosos sobre su seguridad o la seguridad de sus seres queridos.
  • Mostrar reacciones emocionales más fuertes, como ira, culpa, tristeza o sensación de rechazo.
  • Esforzase más por complacer a los adultos.
  • Sentirse distintos a sus compañeros.
  • Ocultar o avergonzarse de su pérdida.
  • Enfocarse excesivamente en la pérdida y hablar sobre ella a menudo.
  • Tener dificultades para dormir, tener sueños o pesadillas.
  • Cambiar sus hábitos alimentarios.
  • Tener problemas en la escuela.
  • Volverse desafiantes, irritables o mostrar un comportamiento agresivo.
  • Quejarse de dolor de estómago, de cabeza o de otras dolencias físicas.
  • Querer estar más cerca de sus seres queridos.
  • Aislarse socialmente (autoaislamiento).
  • Deprimirse.
  • Tener pensamientos suicidas.

Comprenda que los niños pasan por el proceso de duelo a su propio ritmo. Mi hija y yo experimentamos el duelo juntas después de la muerte de mi esposo, su padre. Aunque apenas tenía cuatro años cuando él murió, ella entendía mejor la permanencia de su pérdida. Pudimos procesar el duelo en un periodo de tiempo similar. Sin embargo, mi hijo apenas tenía dos años cuando su papi murió y no podía entender la pérdida. Ahora, casi tres años después, estoy comenzando a reconocer las señales de duelo en él. Es como si hubiese comenzado el proceso de duelo ahora que puede comprender completamente lo que significa la pérdida.

3. Hable sobre la persona que perdieron

Es posible que sienta la necesidad de evitar hablar de la persona que murió porque no quiere hacer sentir mal a su hijo. Esto es común. Sin embargo, es mucho mejor dejar que los niños hablen sobre su ser querido y lo recuerden tan a menudo como o necesiten. Escúchelos cuando hablen del ser querido que perdieron y reconozca sus sentimientos cuando los expresen. No tenga miedo de hacer preguntas sobre su ser querido, por ejemplo:

  • ¿Qué es lo que más te gustaba hacer con él?
  • ¿Qué extrañarás más?
  • ¿Cómo te gustaría recordarlo?

Sea paciente con sus hijos a medida que comparten sus pensamientos y sentimientos sobre el duelo. Puede ser difícil para algunos niños hablar abiertamente sobre sus sentimientos. También puede ser difícil para los niños expresar de manera adecuada las emociones que están sintiendo. Escuche con paciencia y guíelos cuidadosamente si necesitan expresarse.

: Sea paciente con sus hijos a medida que comparten sus pensamientos y sentimientos sobre el duelo.

También puede ayudar a los niños a recordar a sus seres queridos a través de actividades u objetos especiales. Por ejemplo, quizás quieran crear un álbum de su ser querido, o un niño más grande quizás quiera escribir una historia u obra de teatro sobre la pérdida. Para mis hijos, como estaban tan pequeños, les mandé a hacer ositos de peluche con las camisas de vestir de mi esposo. También pedí un álbum especial de fotos para que cada uno lo llene con fotos de ellos y su papá. Mis hijos miraban sus álbumes y hasta ahora duermen con su "osito de papi" todas las noches.

Los niños, especialmente los más pequeños, aprenden a través de cuentos. Hay muchos libros excelentes sobre el duelo que pueden ser beneficiosos para los niños de todas las edades. Para los más pequeños, pueden leer los siguientes libros juntos:

  • El hilo invisible de Patrice Karst
  • The Memory Box: A Book About Grief de Joanna Rowland
  • Dios nos dio el cielo de Lisa T. Bergren
  • Te extraño: un primer vistazo a la muerte de Pat Thomas

Para los niños más grandes, estas pueden ser buenas opciones:

  • I Wasn’t Ready to Say Goodbye: Surviving Coping and Healing After the Sudden Death of a Loved One de Brook Noel
  • Grief Day by Day: Simple Practices and Daily Guidance for Living with Loss de Jan Warner
  • Lo haría, pero mi mente no me deja - Una guía para los adolescentes: cómo entender y controlar tus pensamientos y sentimientos de Jacqui Letran

4. Mantenga su rutina lo más consistente posible

Los niños se desarrollan positivamente cuando hay una estructura. Los niños afligidos necesitan la sensación de seguridad que provee la estructura cuando sienten que su mundo está de cabeza. Trate de mantener los horarios diarios, semanales y mensuales lo más normales posibles.

Intente mantener la rutina lo más normal posible.

Algunas cosas nunca volverán a ser iguales después de la pérdida. En estas circunstancias, trate de crear nuevos rituales y tradiciones familiares. Después de que mi esposo murió, yo no podía soportar la idea de llevar a mis hijos a nuestro destino tradicional para las vacaciones familiares, así que encontré un lugar nuevo para ir todos los veranos. Comenzamos a crear nuevos recuerdos familiares en un lugar nuevo, pero todavía hablamos de cómo a su papá le hubiese gustado nuestro nuevo destino de vacaciones.

También es importante mantener claras las expectativas. Los niños afligidos pudieran comportarse mal de distintas maneras. Ser desafiantes, agresivos o mostrar ira son maneras comunes en las que los niños demuestran el duelo. Si bien es bueno reconocer e intentar comprender que el mal comportamiento es una reacción al duelo, no es una excusa para justificarlo. Asegúrese de que cada uno de sus hijos comprenda que todavía son responsables de comportarse correctamente. Además, esté dispuesto a disciplinarlos con cualquier consecuencia que usted normalmente impondría si un niño exhibe un comportamiento inaceptable.

5. Encuentre apoyo para los niños en duelo

Finalmente, haga su mejor esfuerzo para encontrar apoyo para los niños en duelo. A veces, los niños pueden sentir que no pueden hablar con las personas allegadas a ellos sobre su duelo. Quizás sienten vergüenza o sienten que hablar sobre su duelo hará que usted se sienta peor. Asegúrese de encontrar una manera para que sus hijos se sientan en libertad de expresar su duelo.

Hay algunas formas en las que puede encontrar apoyo para lidiar con el duelo en niños. La primera es grupos de apoyo de duelo. Hay centros de duelo y luto en todo el país que ofrecen orientación económica (y algunas veces gratuita) en grupo para niños. O puede probar terapia de duelo. La terapia individual con un terapeuta de duelo autorizado es otra manera en la que puede ayudar a un niño afligido. Esto es especialmente útil si un niño se está deprimiendo o mostrando señales de regresión, y necesita atención individual.

Los grupos de apoyo y la terapia pueden ayudar a su hijo durante el proceso de duelo.

No se olvide de usted

A menudo, cuando su hijo o sus hijos están pasando por un duelo, usted también lo está sufriendo. No se olvide de cuidar de sí mismo y ocuparse de su propio duelo. Encuentre grupos de apoyo de duelo o un terapeuta con el que pueda sincerarse para que pueda procesar mejor su propio duelo. Esto no solo lo ayudará a sanar, sino que su sanación también ayudará a sus hijos en su propio proceso de duelo.

El duelo no es un proceso fácil ni rápido. Puede tomar meses, años o varios años para que los niños resuelvan su duelo. Recuerde no poner un límite de tiempo al proceso de duelo. Sea paciente y amable a medida que guía a sus hijos por su duelo a su propio ritmo y a su manera.

: Si su hijo está afligido, lo más probable es que usted también esté afligido.

Nunca se avergüence ni sienta pena de buscar ayuda. Si cree que necesita apoyo o que su hijo necesita apoyo adicional, contacte a un amigo de confianza, a su iglesia, a un grupo de apoyo de duelo o al médico de su hijo. Usted no está solo, y las personas quieren ayudarles a usted y a su hijo a navegar este proceso doloroso.

Sobre todo, recuerde que los niños son resilientes. Al brindarles el apoyo que necesitan, está ayudando a garantizar que comiencen a sanar y, finalmente, a encontrar fortaleza y esperanza.

Recursos

¿Tiene alguna pregunta sobre los niños que están en duelo?

Comuníquese con el equipo de BuenosConsejosParaPadres.com.

Cheyenne Bell

Cheyenne Bell

Cheyenne Bell es una ex abogada convertida en escritora, editora y mamá que trabaja desde casa. Ella y sus dos hijos se mudaron al área del centro de Texas para comenzar una nueva vida después de la súbita muerte de su esposo en el 2017.

Aprende más sobre el autor.

Artículos relacionados

Comprenda y brinde apoyo a la salud mental de su hijo
Niños

Los niños y la salud mental: ansiedad, estrés, depresión y más

Comprenda y brinde apoyo a la salud mental de su hijo.

La crianza es el mejor trabajo y el más difícil. Obtenga consejos para ayudarle a manejarlo todo.
Padres

Estrés en la crianza y el autocuidado

La crianza es el mejor trabajo y el más difícil. Obtenga consejos para ayudarle a manejarlo todo.

Nunca es demasiado temprano ni tarde para fortalecer la autoconfianza de su hijo.
Niños

Logre que su hijo tenga más confianza en sí mismo

Nunca es demasiado temprano ni tarde para fortalecer la autoconfianza de su hijo.

Obtenga ayuda de los programas locales

Estos programas ofrecen servicios para que los padres y niños fortalezcan a la familia. (Los resultados se muestran en inglés.)